Al momento de empezar a andar en moto nos emociona e ilusiona mucho, pero es fácil caer en algunos errores. En este blog te contaremos cómo evitarlos para que entres con total seguridad al mundo de las dos ruedas.

Comenzar en moto es un proceso bastante delicado porque de hacerlo bien, todo dependerá de tu experiencia futura sobre dos ruedas. Es súper fácil caer en errores comunes cuando estás recién integrándote a este mundo, y muchos de esos errores van directamente contra nuestra seguridad, por esto, es muy importante tenerlos en cuenta y saber cómo poder evitarlos.

Escoger la moto equivocada, circular por la calle como si fueras un auto, descuidar el equipamiento, no hacerle mantencion a la moto o caer en un exceso de confianza, todos estos pueden ser algunos de los errores que te jugarán una mala pasada si te descuidas, así que toma nota y sigue estos consejos para que entres al mundo de las dos ruedas de la mejor manera.


1.Comenzar con una moto muy grande, muy alta o muy pesada

Hay muchas motos orientadas a los principiantes, incluso, cada vez hay más y mejores, motos atractivas que atraen el interés de los que están recién empezando. Pero, incluso así, es muy común que cuando estás empezando en moto caigas en el error de partir con una moto demasiado grande, alta o pesada. Esto suele pasar cuando se llega al mundo de dos ruedas sin tener las cosas lo suficientemente claras, pero no te preocupes, porque a continuación te daremos tips para poder evitarlo; ya que una moto con el asiento demasiado alto, nos impedirá llegar al suelo con facilidad, lo que puede hacernos perder la confianza. Al igual que una moto pesada, nos dificultará moverla y será difícil maniobrarla. Todo esto hará que estemos incómodos y esto nos puede jugar una mala pasada que nos costará trabajo superar.

Cómo evitarlo: Evitar esto es más fácil de lo que piensas, empieza con una moto ligera, fíjate que llegues bien al suelo con los dos pies y que no te cueste mover en parado. El mercado está lleno de motos pensadas para aquellos que aún no tienen tanta experiencia, tanto económicas como de alta calidad, por lo que te aseguro, encontrarás una ideal para ti sin tanto problema.



2.Mantener la mentalidad de conductor de auto en el tráfico 

Hay varios conductores que llegan a las dos ruedas luego de haber tenido varios años de experiencia en auto. Pero, circular con una moto no tiene nada que ver con circular en un auto, y, si eres de los que está acostumbrado a las cuatro ruedas, es algo que debes tener muy en cuenta.

En moto somos más pequeños, por ende, más difíciles de ver y más vulnerables, por lo que siempre debemos circular a la defensiva, atentos a cualquier maniobra que nos lleve a una mala pasada por aquellos que nos rodean en el tráfico, de forma consciente o inconsciente.

Cómo evitarlo: Pon en práctica tu visión periférica, esa que te permite visualizar todo lo que te rodea aunque no estés mirando a todos lados a la vez. Anda siempre alerta y busca posibles complicaciones en todo momento. Ante la duda, cede tú el paso y pon especial precaución en los cruces, porque si algo sale mal, puede que tú seas el peor parado. Con un poco de práctica y entrenamiento, podrás moverte con total seguridad y libertad sobre las dos ruedas.



3.Pensar que el equipamiento no es relevante

Gran error. Sobre una moto, seas tú el que conduce o no, el equipamiento específico de motorista será tu mejor amigo. Este es parte de tu seguridad pasiva, tiene que estar ahí siempre, aunque no entre en acción. Cuando empezamos pensamos más en la moto que compraremos que en nosotros mismos, cuando debería ser totalmente lo contrario. Puede que un buen casco te parezca demasiado caro, que una chaqueta con protecciones te resulte incómoda, que los guantes te resten tacto o que unas botas te acaloren demasiado. Pero créeme, nada se compara con tener un accidente en tu moto, por muy pequeño que sea, tardarás una milésima de segundo en arrepentirte por no haberte preocupado más de tu equipamiento. 

Así es que, el equipamiento del motorista es muy importante, no caigas en la tentación de ahorrar con esto, porque un buen equipamiento te hará falta desde el primer instante en que te subas a la moto.

Cómo evitarlo: Velo de la siguiente manera, invertir en equipamiento es invertir en TU seguridad. No es necesario que sea súper bonito ni que vayas a la última moda, menos si eso hace que incremente su precio, lo más importante es que vayas bien protegido. Busca y verás que hay cascos muy decentes y seguros para los que empiezan en moto, al igual que chaquetas y pantalones con protecciones, guantes que te mantengan las manos limpias y sobre todo protegidas, y por último, botas firmes y seguras. Si no tienes pensado gastar mucho, comienza por una gama baja, pero debes hacerlo sí o sí.



4.Descuidar el estado de la moto:

No puedes comprarte una moto y después pasar de ella. La moto es una máquina que está compuesta por una gran cantidad de elementos que se combinan entre sí, y como toda máquina, necesita un mantenimiento para que nada falle. En una moto, si algo falla, lo que se pone en peligro es tu propia seguridad, por lo que debes estar pendiente de que todo funcione como debe, de esta manera evitas posibles problemas.

Unos neumáticos gastados, unos frenos con pastillas consumidas, un motor con poco aceite, unas ruedas con poco aire, una cadena seca, etc. Son algunas de las cosas básicas que podemos pasar por alto y pueden causar serios problemas al circular con la moto.

Cómo evitarlo: Debes saber que el mantenimiento de la moto no es solo llevarla al taller a sus revisiones periódicas (que de todas maneras hay que hacerlas), si no que es algo que nosotros mismos podemos hacer en nuestra rutina diaria. Cambia los neumáticos cuando veas que el diseño se está borrando, revisa cada poco tiempo la presión del aire en las ruedas, cada cierto tiempo, echa un ojo al nivel del aceite del motor (cada cierto kilometraje), fíjate en el desgaste de las pastillas de freno, engrasa la cadena; Estas son cosas simples, fáciles y rápidas, que te pueden ayudar a evitar más de algún disgusto.



5.Prisa y falta de paciencia genera exceso de confianza:

Este es uno de los errores más comunes cuando empezamos a andar en moto. La falta de paciencia nos puede llevar a conducir con un exceso de confianza, que se convierte en una bomba a punto de explotar, que por cuestión de tiempo, nos estallará en las manos.

Evita que se te suba a la cabeza el hecho de tener una moto y ser más rápido que nadie, porque bastará una maniobra inesperada de un auto despistado para ponerte en tu sitio.

Cómo evitarlo: Teniendo paciencia y cogiéndole el truco a la moto poco a poco. La experiencia es un grado sobre las dos ruedas, será la principal responsable de tu seguridad. Y si hay seguridad, disfrutarás más aún de tu moto. Si no la hay, se convertirá en una mala experiencia. No te apresures para aprender rápido, verás que día a día vas a ir ganando experiencia. Tampoco te apresures en subir de cilindrada, hasta que no veas que, la que tienes actualmente, se te quede realmente corta.-



Fuente: Moto 1 pro