De todas las historias del Mundial del motociclismo, sin duda, esta es la temporada más extraña debido a la pandemia (COVID-19), pero aún así, el español Joan Mir se ha proclamado campeón del mundo de MotoGP.


En el año del centenario de Hamamatsu ha conseguido el título Joan Mir, marca que hizo campeones del mundo a nombres míticos del motociclismo, como lo son Barry Sheene (británico) que fue el único que lo logró en dos ocasiones (1976 y 1977), también Marco Lucchinelli y Franco Uncini (italianos), Kevin Schwantz y Kenny Roberts junior (estadounidenses).

Nacido en Palma de Mallorca el 1 de septiembre de 1979, Joan Mir se inició a sus diez años en las competiciones de motociclismo; disputó los campeonatos baleares de minimotos y minimotard entre los años 2009 y 2011, en estas se proclamó campeón en distintas categorías.


En la copa de promoción “Red Bull Rookies Cup”, año 2013, fue el único español seleccionado para participar, acabando ese primer año en novena posición y al siguiente fue subcampeón, ya en 2015, aunque solo como sustituto del japonés Hiroki Ono en el Gran Premio de Australia dentro del equipo Leopard Racing, corrió su primer gran premio del mundial de Moto3.

En el equipo decidieron durante la temporada del 2016 contar con sus servicios, al manillar de una KTM con la que concluyó una “Pole position” como quinto en el campeonato en Austria. Al año siguiente, la moto fue cambiada por una Honda para conseguir de manera magistral, el título mundial.

Joan Mir, el año 2017, tuvo una actuación espectacular, dieciocho carreras y trece podios (entre ellos diez victorias) permitieron matemáticamente que se proclamara campeón en el Gran Premio de Australia, en el circuito Phillip Island, donde había entrado por primera vez en el mundial para sustituir a Ono.

Permitiéndole el campeonato dar el salto a Moto2 con el equipo Estrella Galicia 0,0 Marc VDS, el español logró cuatro podios y pese a no haber logrado una victoria, los responsables de Suzuki le pusieron en la mesa un contrato para ascender como piloto oficial un año más tarde a MotoGP.


Apostaron los dirigentes de la fábrica de Hamamatsu, por un dúo totalmente español con Álex Rins y Joan Mir, quien jamás decepcionó por su rendimiento desde sus primeros instantes compitiendo, al lograr un total de diez resultados en su primer año entre los diez primeros, como mejor resultado logrando el quinto puesto en Australia tras superar el fuerte accidente sufrido en un entrenamiento tras el Gran Premio de la República Checa.

En 2020 Joan Mir empezó con el pie izquierdo, no puntuó ni en Qatar ni en la primera carrera de España; pero si hay algo que caracteriza al español, es su tesón, y fue lo que lo llevó a conseguir la segunda posición en la primera de las dos carreras en Austria.

En la segunda, sólo le privó de conseguir la anhelada primera victoria una bandera roja al no tener el neumático apropiado para la segunda salida.

Había comenzado la remontada de Joan Mir, con una magistral victoria en el Gran Premio de Europa, la primera de las dos carreras en el circuito “Ricardo Tormo” de Cheste. 

A pesar de los problemas que arrastró durante los entrenamientos, en esta segunda ocasión ha conseguido el objetivo que seguramente ni él esperaba, al comenzar la temporada pero con el que soñaba, proclamarse campeón del mundo de MotoGP.-


Fuente: Vanguardia.com