Definitivamente Honda dió un paso adelante con su CBR 500R, su moto deportiva para este 2021. Ofrece ciertos retoques en el motor en esta nueva versión.

Esta Honda CBR 500R está reservada para personas que ya cuenten con algo de experiencia conduciendo motos, o que tengan experiencia hace años conduciendo autos. Con el cuerpo inclinado hacia delante es la posición de conducción deportiva, no tan intuitiva y fácil como las motos trail o naked, con la acción del manillar más ancho, enseña a trazar curvas de una forma más natural.


Esta es la moto indicada para aquellos que no quieren una moto extremadamente deportiva como la CBR 650R, (poniendo un ejemplo dentro de la “Familia Honda”) y opten por esta moto de bonita estética y suave motor, bicilíndrica y con un precio más contenido.

Su novedad más destacada es que su motor supera las normas de la Euro 5 (es obligatorio en todas las motos homologadas a partir de este año). Esto quiere decir que, su motor es más eficiente y menos contaminante. Para ello, Honda ha tenido que retocar fundamentalmente alimentación, distribución y escape.

Sigue el motor siendo un bicilíndrico en línea, se sitúa en los valores máximos que se pueden conducir, los consabidos 35 KW (47 cv.) que los ofrece a 8.600 vueltas y una cifra de 43 nm a 6.500. Son los mismos valores que su versión naked.


La carrera y el diámetro están fijados en 67 mm x 66,8 mm; las muñequillas del cigüeñal están desfasadas 180° y se sitúa detrás de los cilindros un equilibrador primario, cerca del centro de gravedad. El engranaje primario y el del equilibrador utilizan piñones de tijera, reduciendo el ruido. El contrapeso del cigüeñal tiene forma específica para el equilibrado complementario y su ligereza permite al motor girar libremente. La cadena SV (de distribución silenciosa) tiene en la superficie de sus pasadores un tratamiento de vanadio, reduciendo la fricción e incrementando la protección contra el desgaste. El diámetro de la válvula de admsión es de 26,0 mm y el de la de escape de 21,5 mm. 

La Honda CBR 500R no es una moto que recurra a la última tecnología en chasis y suspensiones, se basa en elementos que funcionen a la perfección, es decir, que ya están bien probados. Tiene un chasis tipo diamante en tubos de acero, para aumentar su rigidez y reducir su peso, tiene el motor formando parte de él. Las suspensiones constan de una horquilla convencional a la que sólo se puede regular su precarga y un amortiguador trasero sobre el sistema de bieletas de Honda.

En los frenos echamos en falta un doble disco delantero y pinza de anclaje radial de cuatro pistones. El disco delantero es de unos 320 mm de diámetro y ambos (delantero y trasero) son tipo lobulado, dándole un toque bastante agradable.


Estéticamente, la nueva Honda CBR 500R 2020 no se diferencia mucho de su versión anterior (año 2019). Sigue las mismas directrices y colores de toda la gama deportiva de Honda (terminaciones en rojo, negro o blanco). Los faros LED hacen un frontal muy afilado y deportivo, una de las claves de seguridad.

El cuadro de instrumentos es digital con una pantalla LCD (incluye un avisador de cambio de marcha), algo muy útil para aquellos que no tienen mucha experiencia en moto.-


Fuente: Moto1pro