Puede ser un problema realmente serio la falta de estabilidad en la moto. No solo porque es incómodo y desagradable, también porque puede poner seriamente en peligro tu seguridad. Es muy importante que consideremos los factores que hay que tener en cuenta para asegurarse que la estabilidad no se deteriore y otras medidas adicionales que hay que tomar en cuenta para mejorarla aún más.

Contrario a una motocicleta estable, es una moto nerviosa, con el manillar moviéndose fácilmente e incluso a altas velocidades.

A continuación, te damos algunos tips para que puedas aumentar la estabilidad que tu moto ya tiene por defecto, pero podemos mejorarla realizando algunos de estos tips que te damos a continuación:


1. BAJAR LAS HORQUILLAS

En este tip entra en juego el tipo de moto que tengas, porque dependerá de ello el tipo de suspensión con el que nos enfrentamos. Cuánto más recorrido tiene la suspensión delantera de una moto, esta será menos estable, y cuánto más corto sea el recorrido de la suspensión, será más estable.

Si te aseguras que tu moto tiene menos recorrido de suspensión en la horquilla, ganarás más estabilidad. Si tu moto tiene demasiado recorrido y lo reduces, ganarás estabilidad y también habilidad en las curvas (incluso si reduce tu capacidad de absorber los baches más pronunciados).



2. AUMENTAR LA DISTANCIA ENTRE EJES MOVIENDO LA RUEDA TRASERA

Es muy útil considerar cómo influye la geometría de la moto en su comportamiento. Una moto con una distancia más larga entre ejes y un ángulo de dirección más abierto (con un alcance mayor) tendrá más estabilidad que una moto corta con dirección cerrada.

Siempre puedes mover el eje de la rueda trasera hacia atrás (si deseas aumentar la distancia entre ejes de tu moto para ganar estabilidad), quizás tengas que utilizar una cadena ligeramente más larga para esto.


3. ESTABILIZA TU MOTO CON EL FRENO TRASERO

Será útil este truco cuando hay un alto volumen de tráfico (ya que en este caso queda poco espacio entre los autos, lo que puede afectar tu equilibro e incluso provocar una caída). En situaciones como esta, acelerar y frenar al mismo tiempo te desestabilizará a ti y también a tu moto, en estos casos, lo más importante es conducir con calma. Lo mejor es aplicar el freno trasero y mantenerlo ligeramente presionado (incluso cuando se acelera al mismo tiempo). Esto te asegura que la moto al acelerar o al frenar no se vuelva inestable.


4. REDUCIR LA VELOCIDAD A TRAVÉS DE LA ACELERACIÓN

No es fácil, pero realmente lo vale, ya que hay que aumentar el régimen del motor en el momento justo en que el embrague se engancha al bajar la marcha, para que se acerquen ambas fuerzas, ya que si esto ocurre de un segundo a otro y la velocidad real de la rueda no coincide con la marcha engranada, la rueda trasera incluido podría bloquearse.


5. MONTAJE DE RUEDAS DE MAYOR DIÁMETRO

Quizás más de alguna vez te ha surgido la pregunta de si puedes cambiar los neumáticos de tu moto, la respuesta es SÍ, ya que se permite una pequeña variación, aunque para que un neumático sea compatible, debes respetar la capacidad de carga, el límite de la velocidad, el perfil de la llanta, y también, el diámetro exterior dentro de un rango de +3%. Un neumático con mayor diámetro te dará más estabilidad.


Ahora que ya sabes en qué debes fijarte para mantener la estabilidad de tu moto en perfecto estado y conducir de forma totalmente segura, ¡Súbete y disfruta!.-